4º Ruta Turismo-Aventura Policía Local Melilla 2010

Por fin otra aventura vivida y una expedición más a la espalda, concretamente la 4ª ruta a Marruecos con compañeros de la Policía Local de Melilla, realizada desde el día 27 de septiembre al 03 de octubre de 2010, y todo ha salido estupendamente bien como en las tres ediciones anteriores.

A continuación, podéis ver algunas fotos de la ruta, en la que visitamos diversos destinos turísticos y realizamos una de las actividades más duras que hemos hecho estos últimos años, la ascensión al “Toubkal” con 4167 metros de altitud, ¡espero que os gusten!:

Primeros kilómetros y descanso en la ciudad de Guercif
Alto en el camino para cambiarle el agua al canario jarrrrlllll
Buen restaurante para picar algo -Ifrane-

Kasbah de Ain Asserdoun -Beni Mellal-

Kasbah de Ain Asserdoun -Beni Mellal-

En la carretera dirección Asni

Precioso hotel en una de las laderas

Curiosa pasarela de madera suspendida sobre el río

Y por fin llegamos a Imlil

Y comenzamos andar por una pista ancha -ruta de aproximación-

Pedazo de panorámicas por el camino

Foto de familia en una roca mirador

Río seco, al fondo el pintoresco pueblo de Aremd

Vista del río seco que antecede al sendero

Refrescos fresquitos en un viejo molino de agua abandonado

Primeros tramos de sendero bastante empedrados

A lo lejos se divisaban las grandes y respetuosas moles rocosas de más de 4000 metros

Primera parada descanso en un chambao un poco más arriba del morabito de Sidi Chamharouch, comimos y repusimos fuerzas para continuar con buen pie jeje...

Morabito de Sidi Chamharouch (lugar santo para los musulmanes)

Mezquita y la famosa Roca Blanca señalizando la zona santa

Bonita imagen del entorno

Otra más


Último tramo antes de llegar a la zona de los albergues, aquí ya notábamos un poco los síntomas del mal de altura

Zona de los albergues

Cuadro orientativo de los 4 miles que existen en el Gran Atlas

Cenando con los cuerpos molidos del cansancio

Al amanecer del día siguiente comenzamos el Desafío Toubkal

Primer tramo del sendero que discurría por grandes piedras sueltas (zona conocida por los lugareños como la Bolera)

El sendero comenzaba a empinarse y se formaban las lentas filas

Una imagen vale más que mil palabras ¡ojo y precaución!

Vista al fondo del primer collado

Poco a poco íbamos superando algunos grupos de senderistas

Algunos se quedaban rezagados

Y otros parecían el conejito de duracell

Reagrupación en el segundo collado
El sendero desaparecía entre las nubes

Bonita panorámica del entorno

La subida era bastante dura sin ningún respiro

Esfuerzo final para alcanzar la cumbre

Y por sorpresa dimos con la tan deseada pirámide metálica

Cima del Jebel Toubkal 4167 metros de altitud

Foto con más compatriotas que se encontraban por allí

Orgullo Español

Que gran grupo humano ¡vaya fieras! -Desafío Toubkal 2010 Conseguido-

Otra más de regalo para el recuerdo con aventureros rusos

Impresionantes panorámicas del entorno

En la bajada varios sufrimos el mal de altura

Así nos consolábamos

Sufrimos hasta llegar al albergue

Buena foto para enmarcar

Nuestros compatriotas

Otra panorámica más

Descendiendo la última zona antes de llegar a los albergues

¡Aleluya! podíamos volver a descansar

Cascadita detrás del albergue

Una vez en nuestro refugio, comimos y nos echamos una reconfortable siesta

Para algunos fue una cura total

Y otros estaban nuevos

Después del descanso otra vez al tajo

Puente de Sidi Chamharouch

De nuevo el río seco

Pueblo de Aremd

Nuevo transporte vacuno, carretera de camino a Essaouira

Festejando con una estupenda parrillada de pescado y mariscos en Essaouira

Kitesurf y windsurf en las playas de Essaouira

Barcos pesqueros entrando a puerto

Las Islas Púrpuras frente a la playa de Essaouira

Panorámica del paseo marítimo

Vista del torreón que hay en la entrada al puerto pesquero

El torreón

Postal fotográfica representativa del puerto -Essaouira-

Barquitas perfectamente alineadas

Foto de grupo en la Escala del Puerto

La Escala del Puerto

Puerta de la Marina

Por esta puerta se accede a la Medina (ciudad vieja amurallada)

Bocas de pequeños tiburones que venden los lugareños como souvenirs

Vista de la Medina desde la Puerta de la Marina

Cañones situados en la Muralla de la Escala de la Medina

Bonita imagen con la Escala del Puerto al fondo

Todos estos cañones fueron fabricados en España como indican las inscripciones

Puerta de acceso al torreón de la Escala de la Medina

Rampa por la que se sube a las murallas de la Escala de la Medina

Gran Puerta de entrada al recinto amurallado -La Medina-

Torre reloj en los patios exteriores de la Medina

Patio exterior

Bonita plaza en el interior de la Medina
Una de las calles que da a la muralla
Bullicio comercial de una de las calles

Otra calle más

La playa al atardecer

Las olas rompiendo frente a la Escala de la Medina

La muralla repleta de cañones

En ruta entrando a Ifrane

Tomando un buen té en el reformado hotel Mischiflen

Vista panorámica de los bosques de Ifrane desde el hotel

Que tal sufridores, ya estoy aquí de nuevo contando otra batallita más por el vecino país de Marruecos y nos lo hemos pasado genial como siempre, sin más, os narraré a groso modo la fantástica expedición que he realizado con mi grupo de amigos y compañeros de la Policía Local de Melilla, no os hago esperar más, ahí va ...

  • Lunes 27 de septiembre, después de cruzar la frontera de Melilla, no sin antes perder casi 2 horas de trámites burocráticos, salimos sobre las 9:00 horas con dirección a Guercif donde efectuamos la primera parada para desayunar. La expedición la formábamos 5 vehículos todoterreno y 13 aventureros con ganas de pasarlo bien. Tranquilos pero constantes, tomamos la carretera hacia la población de Saka y de allí hasta Guercif, donde desayunamos ligeramente, para luego proseguir a Taza, seguidamente Fes y por fin Ifrane. En esta preciosa ciudad, almorzamos en un restaurante ubicado en el mismo centro donde nos comimos nuestro primer tajín de kefta, ¡vaya gozada!, ya sabéis para entrar en contacto con el país. Cuando nos recuperamos y descansamos un rato, emprendimos de nuevo la ruta con dirección Beni Mellal, pasando por Azrou, Khenifra y Kasbah Tadla. En definitiva, el camino se realizó sin problemas con 2 paradas técnicas para descansar y tomar algo, llegando al destino de noche sobre las 21:30 horas. Ya en Beni Mellal, dimos una vuelta por la ciudad y visitamos el mirador y la Kasbah de Ain Asserdoun con sus bonitos jardines ubicados justo debajo de ésta. Seguidamente, nos instalamos en el hotel “Ozoud” situado a las afueras de la ciudad (dirección Marrakech), cenamos algo, nos duchamos, preparamos los equipos para la ascensión del día siguiente y nos acostamos. * Total etapa 620 km aprox. de carretera. Itinerario: Melilla–Guercif-Taza-Fes-Ifrane-Azrou-Khenifra-Kasbah Tadla y Beni Mellal.
  • Martes 28 de septiembre, por segundo día nos volvimos a levantar muy temprano a las 06:00 horas de la mañana, para así emprender carretera con dirección hacia la ciudad de Marrakech, desde allí proseguir hasta Asni y por último a Imlil donde teníamos otra cita con la aventura. El camino fue bastante bueno, hasta que cruzamos el pueblo de Tahnaout, aquí la carretera se estrecha un poco se vuelve algo sinuosa y existen muchos precipicios en los que hay que extremar la precaución.
Actividad: Ascensión al Toubkal. Desde que comencé a viajar por Marruecos, hace ya 20 años, ya pensaba en realizar algún día esta mítica ascensión y este año ya tocaba, tan sólo me quedaba por realizar este bonito proyecto, así que nos pusimos manos a la obra y decidimos ascender por la vía normal de la montaña del Jebel Toubkal de 4167 metros de altura. El grupo lo formábamos 6 compañeros y amigos que compartíamos las mismas ganas por hacer una hazaña tan gratificante en una naturaleza tan impactante. Para su cometido, elegimos la acertada fecha del 28 y 29 de septiembre, ya que todavía hacía buen tiempo para emprender la tan ansiada aventura y la temida nieve no había hecho aún acto de presencia.
Bueno Imlil es un pequeño pueblo en la misma falda de la cordillera montañosa del Gran Atlas y el lugar más cercano para la realización de expediciones a la zona del Toubkal y demás cuatro miles que lo rodean.

El relato: sobre las 11:15 horas llegamos al bullicioso pueblo de Imlil, donde nos estaba esperando nuestro amigo Hassan que nos tenía preparado un reconfortable té, mientras tanto, comenzamos sin darnos cuenta a hablar de los preparativos de la ascensión. Un rato después, sobre las 12:00 horas, nos dirigimos por una pista desde el centro del pueblo a la derecha hasta la casa del pequeño Hassan, donde dejamos los vehículos a buen recaudo custodiados por un guarda hasta la vuelta. A continuación, preparamos las mochilas con el material pesado que iban a ser porteadas por los mulos (ropa, sacos de dormir, comida, agua, etc..) y las pequeñas mochilas que cargaríamos nosotros durante la caminata, seguidamente entre preguntas y consejos mutuos, nos vestimos con la indumentaria adecuada y por fin comenzamos la ascensión al mítico Jebel Toubkal de 4167 metros. Este primer día, se trataba concretamente de la aproximación hasta la zona de los refugios situada a 3200 metros de altitud donde íbamos a descansar y pernoctar para intentar hacer cumbre al día siguiente.

En los próximos renglones, intentaré describir una de las zonas más bonitas e impresionantes de Marruecos, se trata de un entorno natural con una belleza sobrecogedora en la que se pueden contemplar montañas gigantescas, desfiladeros, acantilados, barrancos, paredes verticales de piedra, senderos interminables, ríos de aguas cristalinas, cascadas, etc... todo esto entre un desnivel de 1700 a 4167 metros, señoras y señores estamos hablando de la “ascensión al Toubkal”.

Comenzamos el trekking de aproximación desde el mismo pueblo de Imlil (1.700 m), por una calle que se encuentra a la derecha (según llegamos por la carretera de Asni) en el centro del pueblo que discurre primeramente entre casas y un pequeño bosque que dejamos a la derecha y así alcanzar unos 200 metros más adelante, una pista transitada por vehículos que se dirige al pueblo de Aremd (encaramado en una gran mole rocosa). Esta pista comienza a subir progresivamente entre curvas hasta desembocar, después de pasar por algunas puestos de souvenirs y tiendas equipadas de todo tipo de alimentos y cosas para la ascensión, en un río ancho de piedras sueltas (no muy grandes) que antecede al verdadero paisaje de montaña. Al final de este río y cruzándolo de derecha a izquierda (en nuestro sentido), proseguimos subiendo por un sendero que poco a poco se encarama a la montaña hasta llegar al morabito de Sidi Chamharouch (2300 metros de altitud) con su enorme piedra pintada de color blanca, aproximadamente unas 2 horas después. Este lugar es un sitio de peregrinación bastante venerado y frecuentado por los musulmanes de todo Marruecos, se encuentra situado en el paso de un barranco a otro y muestra una vista muy pintoresca. Aquí, existen los típicos chiringuitos o tiendecitas marroquíes que ofrecen todo tipo de cosas, desde poder comer y beber hasta poder adquirir cualquier objeto para la ascensión, abastecerse de alimentos o souvenirs. También se trata de un buen lugar para poder comer algo y descansar ya que se encuentra más o menos en la mitad de la ruta de aproximación.
Bueno, a partir de este lugar que es más o menos la mitad del camino, comienza realmente el tramo duro. A partir de aquí, el sendero se hace muy empinado y pedregoso volviendo a la parte derecha de la montaña, siempre paralelo a un barranco por el que discurre un pequeño río a bastante profundidad. Este sendero va serpenteando montaña arriba sin dar ningún respiro, hasta que por fin, se comienza a divisar los tres refugios en medio de las grandes moles montañosas al fondo del valle. En esta corta pero interminable distancia, algunos de nosotros comenzamos a sufrir de forma leve los síntomas del tan temido mal de altura, los tres mil metros se hacen notar sobre todo por la falta de oxígeno y tuvimos que soportar mareos, dolor de cabeza, flojeras de piernas y nauseas que se fueron disipando al rato de descansar en el refugio.
Tenemos que decir, que la ruta de aproximación fue para todos bastante dura, sin complicaciones técnicas pero sin respiro alguno y con mucho desnivel (unos 1500 m.) para una jornada, acumulando unas 5 horas aproximadamente para realizarla.
En la zona de los refugios, que son tres Neltner, Toubkal y Aux Mouflons situados a una altitud de 3200 metros, se vive un ambiente muy alpino, se encuentra repleto de turistas aventureros con las mismas ganas de montañismo. Nosotros estuvimos en el Aux Mouflons y está bien, posee todos los servicios que se requieren, algunos algo cutres pero pasables (por ejemplo las duchas y retretes), por todo lo demás sin problemas. Nuestra estancia aquí fue grata, nos pegamos toda la tarde jugando a las cartas y echándonos unas risas con otros compañeros de albergue, eso sí primero nos empirulamos de aspirinas para disminuir las malas sensaciones del esfuerzo realizado unas horas antes, pasando de la angustia a la alegría en cuestión de horas.
Como consejo, es conveniente salir de los refugios lo menos posible ya que al caer la tarde el frío aprieta considerablemente y hasta en épocas veraniegas se hace notar.
  • Miércoles 29 de septiembre, tras pasar la noche (algunos bien y otros no también), madrugamos y a las 6:30 horas estábamos desayunando para comenzar el ascenso después de preparar todo el equipo sobre las 7:30 aprox. Con bastante frío y bien pertrechados, comenzamos andar siguiendo un sendero que se encuentra detrás del refugio de Neltner (bien marcado) y comienza a subir ligeramente hasta una pequeña cascada que hacía las delicias de los senderistas que pasábamos por allí. Desde este punto, ya se podía divisar la gran cantidad de turistas aventureros que a modo de serpiente escalonada se encaramaban a la montaña comenzando a trepar las primeras paredes con pendientes considerables. A partir de aquí, se avanza unos 100 metros por otra subida suave y ya no hay respiro alguno hasta alcanzar la cumbre. Las laderas y paredes empinadas se suceden unas tras otras, siempre dirección este, donde las roderas, escalones y empedradas hacen el recorrido bastante entretenido donde no te puedes despistar lo más mínimo y si no ya sabes… hasta el fondo je je. Después de unas 3:30 horas, contando cuatro paradas para descansar incluidas, alcanzamos la cumbre del Jebel Toubkal en la que han instalado una estructura metálica en forma de pirámide como punto conmemorativo y lugar fotográfico para que los montañeros tengan un inolvidable recuerdo. No tengo palabras para poder describir la sensación de alegría que nos sobrepasó cuando por fin todo el grupo alcanzamos la tan ansiada pirámide, saltos, abrazos, besos, risas, etc… no era para menos, ya que el esfuerzo acumulado te pasa factura y se piensan muchísimas cosas por el camino, también en abandonar... Bueno ya algo más tranquilos, aprovechamos para inmortalizar con incontables fotografías el esperado momento, nos hicimos fotos por persona, parejas, grupo y hasta con otros aventureros de países como Rusia o Bélgica, también de las increíbles vistas que se contemplan desde este mágico y maravilloso lugar. ¡¡¡¡¡ OBJETIVO LOGRADO !!!!!
En definitiva, la ascensión fue perfecta, con buen tiempo y sin nieve, con algo de frío y viento (normal a esa altitud), sin mal de altura que reseñar, con un camino sin complicaciones que mencionar, y con unos paisajes espectaculares que te quitaban el aliento, total una verdadera GOZADA.

Después de media hora en la cumbre y ya algo descansados, emprendimos el descenso-regreso al refugio, todavía con la euforia latente nos lanzamos en picado por la ladera a una marcha rápida prácticamente a la carrera y es aquí donde la cagamos. A parte que es peligroso, porque el sendero es de tierra lleno de piedrecillas sueltas que te hacen resbalar a lo más mínimo con riesgo de caída, existen unos precipicios impresionantes en los que puedes batir el récord de caída libre sin paracaídas, je je… Debido a esta tontería (con la que nos divertimos) descendimos casi la mitad del recorrido del tirón, es decir entre la cumbre y el refugio, y por esto casi todos comenzamos a experimentar el mal de alturas en sus diferentes formas. Algunos de los compañeros empezaban a tener mareos y la vista nublada, otros flojedad de piernas y tembleque (los que más sufrieron) y yo en particular un dolor de cabeza que se agudizaba cada vez más. Bueno, en verdad lo pasamos un poco mal hasta llegar al refugio, pero con un poco de comida, unas pastillitas y un par de horas de descanso (siesta española), nos refortalecieron y pudimos proseguir el descenso a Imlil.
Sobre las 16:00 horas, con buena tarde y el cielo totalmente despejado, nos animamos unos a otros y comenzamos el descenso a Imlil, eso sí con varias paradas para picar algo, beber y descansar ya que el esfuerzo acumulado en los dos días nos pasó factura. En este tramo, todo se ve de forma diferente ya que sabes que el final esta cerca y lo duro ya ha pasado, pero a mí fue el que más pesado y largo se hizo, será porque nos lo tomamos con bastante tranquilidad y realizamos numerosas paradas. En fin, llegamos a Imlil sobre las 20:00 horas, todos vivos y en regular estado de forma, algunos parecían que le habían dado la paliza de su vida, je je…

Algunas recomendaciones para la ascensión al Toubkal:

Quiero decir que esta es una reflexión personal expuesta por un aficionado básico al senderismo.

  • Esta actividad puede ser realizada por cualquier persona que se encuentre en buena forma física y con algunos conocimientos en senderismo o en la montaña.
  • No es ningún paseo turístico (como se describe en algunos sitios de montañismo), hay que prepararlo con algún tiempo de antelación y sobre todo ser fuerte psicológicamente para saber dosificarnos y proseguir cuando las fuerzas flaqueen.
  • Realizarlo con buen tiempo, a ser posible entre los meses de mayo a septiembre inclusive, y así evitar los meses de nieve en la que la montaña se vuelve muy exigente y sólo la pueden atacar montañeros y alpinistas con bastante preparación.
  • Siempre llevar ropa de invierno (es decir chaqueta térmica, impermeables, gorro, guantes, buenas botas de senderismo, etc…) porque aunque haga buen tiempo, en esta zona y en esa altitud, nunca se sabe y nos puede caer sin esperarlo lluvia o nieve.
  • Esta ascensión no es difícil, no requiere de técnica personal ni de materiales necesarios para el alpinismo, pero sí precisa de una exigencia física y sobre todo de una gran voluntad durante dos días, debido al esfuerzo acumulado en todo el recorrido con aproximadamente 2500 m de desnivel, una cumbre de 4167 m, alrededor de 15 horas de marcha y 40 km de camino.
  • A ser posible, realizarla en tres jornadas (primer día aproximación de Imlil al refugio, segundo día ascenso del refugio a cumbre y vuelta, y tercer día regreso del refugio a Imlil), nuestro cuerpo nos lo agradecerá ya que tendremos una mejor recuperación (después del esfuerzo realizado) y aclimatación a la altura.
  • Llevar siempre un botiquín para imprevistos, suele haber caídas leves y sobre todo pastillas para mitigar los efectos del mal de altura que sobre los 3000 m se deja notar.
  • No es necesario contratar un guía en Imlil ya que el camino está bien marcado y preguntando un poco no tiene perdida, pero si queremos ir más tranquilo no está demás, además se encargará de reservar el refugio (literas, comidas, etc…), esto último contratar con antelación los tres refugios están muy solicitados. Lo que si es verdaderamente obligatorio contratar son los muleros, que nos subirán el material pesado (mochilas, ropas, víveres, etc…) desde Imlil hasta el refugio y vuelta, esto no está pagado ya que es el grueso de la ruta y nuestras cuerpos nos lo agradecerán, sino sería imposible realizar esta expedición en tampocos días.

Una vez en Imlil, trasladamos el material de las mulas a los coches, nos despedimos de nuestros muleros y guía, y con un gran cansancio y nostalgia en nuestros rostros emprendimos tranquilamente los casi 75 km que nos separaban de la ciudad de Marrakech en la cual íbamos a pasar la noche.

Llegamos al hotel de Marrakech sobre las 21:00 horas, nos acomodamos, y aunque destrozados por la fatiga había que seguir divirtiéndonos, así que sin pensarlo dos veces, nos duchamos, vestimos y cogimos unos petit taxi que nos trasladaron a la Plaza de Jemaa El Fna, donde cenamos y disfrutamos del mágico ambiente que envuelve ese lugar. Ya bastante cansados, volvimos al hotel sobre las 1:00 h de la madrugada, y sin decirnos ni adiós, cada uno se metió en su habitación a roncar un poquito y soñar con los angelitos.

  • Jueves 30 de septiembre, esta vez no madrugamos nos lo habíamos ganado, y sobre las 11:30 h. nos encontramos desayunando en los salones del hotel. Seguidamente, dejamos las habitaciones, cargamos los vehículos y nos dimos una vuelta turística por la ciudad de Marrakech para finalmente enlazar con la nacional P-10 que se dirige a Essaouira. Esta carretera se encuentra en obras, mejorándose en todo su trayecto, aproximadamente son unos 175 km en los que tardamos unas 2:30 horas, ya que la recorrimos tranquilamente y sobre todo partiéndonos de la risa charlando por los radio-transmisors. Cuando por fin nos instalamos en nuestro hotel, caminamos por el paseo marítimo hasta llegar a un restaurante con muy buena pinta que se encuentra situado justo a la mitad de éste, en el cual disfrutamos de una exquisita fritura de pescado y mariscos, regados con cerveza fresca del país, la fantástica Flag Especial. Seguidamente, nos dimos una vuelta turística por la zona del puerto pesquero donde visitamos dos de los lugares emblemáticos de la ciudad que son la “Puerta de la Marina” y la “Escala del Puerto”, madre mía la de fotos que sacamos… Casi ya anocheciendo, nos recogimos en el hotel, estuvimos charlando (con unas cervezas) de las andanzas del día anterior por el Toubkal, nos duchamos y nos reunimos para cenar con un amigo mío que vive allí en Essaouira. Éste, nos recomendó ir a un restaurante-palacete ubicado en el interior de la Medina llamado “Dar Loubane”, donde servían una deliciosa comida marroquí amenizada con música suave, acertó de pleno todos nos marchamos súper contentos de aquel lugar. Ya sobre las 00:30 horas, nos tomamos una copa en otro restaurante-lounge de nombre “Taros”, gustosamente decorado y con unas vistas formidables sobre la Medina y el Puerto, la pena es que estábamos nosotros solos y no había mucho ambiente. Siendo las 01:30 horas nos retiramos a dormir. * Total etapa 175 km aprox. de carretera. Itinerario: Marrakech–Chichaoua–Essaouira.
  • Viernes 1 de octubre, desayunamos sobre las 10 horas y nos tomamos el día libre, algunos decidieron tomar el sol tumbados en la playa y otros los más cansados a relajarse a un spa. Unas dos horas después, sobre las 14:00 horas, nos reunimos junto a la Medina y comimos todos juntos en uno de los restaurantes de los alrededores de la gran plaza que desemboca en el puerto. Más tarde y con la panza llena, nos adentramos en el bullicio comercial de la Medina y nos dejamos llevar disfrutando de su ambiente, donde regateamos, compramos, tomamos un reconfortable té en una de sus plazas, etc… Para finalizar la tan agitada tarde, nos encaminamos hacía la única zona de la Medina y considerada de interés turístico que nos quedaba por visitar la famosa “Escala de la Medina”. Entre callejuelas laberínticas, llegamos a la zona de los artesanos que accediendo a través de una antigua puerta y subiendo por una empinada rampa dimos con una de las panorámicas más bonitas de Essaouira que es apreciada desde la “Escala de la Medina”. Se trata de una pasarela situada en lo más alto de la muralla protectora de la Medina, repleta de grandes cañones españoles del siglo XVI, y estratégicamente ubicada frente al bravo mar de la zona donde es una maravilla contemplar el romper de las olas contra las grandes rocas que a unos 100 metros protegen la inaccesible muralla, creándose una atmósfera singular. Bueno como siempre nos hicimos muchísimas fotos, individuales y de grupo, y a continuación nos recogimos cruzando el paseo marítimo hasta llegar a nuestro hotel al anochecer. Después de tanto ajetreo, descansamos unas tres horitas en las habitaciones hasta la hora de cenar, que bajamos a una pizzería, al lado del hotel, con muy buena pinta donde nos comimos unas pizzas exquisitas. Entrada las 23:00 horas, recogimos los bártulos, preparamos los coches para el día siguiente y nos acostamos. Uffff…¡vaya día!.
  • Sábado 2 de octubre, este día madrugamos bastante ya que nos separaban unos 700 km. del siguiente destino, y queríamos llegar temprano a la pequeña pero preciosa ciudad de Ifrane. Nos echamos a la carretera sobre las 6:00 horas, buscando la autopista que enlaza Marrakech con Casablanca y una vez dentro de ésta, paramos a desayunar en un área de reposo bastante confortable. Seguidamente, continuamos también por autopistas (todas de pago) hasta Rabat y luego Meknes, donde la abandonamos para continuar por la nacional N-13 que se dirige a la ciudad de El Hajeb y de aquí por la secundaria R-707 hasta Ifrane. A esta ciudad llegamos aprox. a las 15:30 horas, nos instalamos en el hotel e inmediatamente nos fuimos a comer, algo tarde, a un restaurante italiano en el mismo centro de la ciudad, ¡ozú, menudos platos de macarrones a la boloñesa que nos metimos entre pecho y espalda!. Acabada la comida, cogimos los vehículos y nos acercamos a visitar el Hotel Ifrane Mischiflen, situado a las afueras de la ciudad y dominando una colina, está completamente renovado con un diseño de gran lujo. De verdad, menudo hotel es realmente increíble, jamás en la vida ni mis compañeros ni yo, habíamos visto un hotel tan lujoso y con tantos detalles. Tuvimos muchísima suerte al llevar pocos meses abierto, y nos lo enseñaron completamente con una amabilidad exquisita. Al final del recorrido, algunos optaron por darse un masaje en la zona del spa y los demás por tomarnos un té en la gigantesca terraza con fabulosas vistas de toda Ifrane. Cayendo la noche nos recogimos al hotel, nos aseamos, maqueamos y por ser la última noche y no cambiar las costumbres, je je… fuimos a cenar a uno de los mejores restaurantes de la ciudad y como colofón, terminamos bebiéndonos casi dos botellas de ron mientras charlábamos sobre las anécdotas del gran viaje que por desgracia ya finalizaba. Como de costumbre nos acostamos algo colocados. * Total etapa 705 km, todo carretera la mayor parte por autopista. Itinerario: Essaouira-Casablanca-Rabat-Meknes-Ifrane.
  • Domingo 3 de octubre, desayunamos sobre las 7:00 horas e iniciamos la vuelta a Melilla. Durante el triste regreso, comentamos por radio las numerosas anécdotas vividas durante el viaje y de esta forma se hizo más llevadera la carretera. Llegada a Melilla sobre las 13:30 horas. * Total etapa 400 km, todo carretera. Itinerario: Ifrane-Fes-Taza-Guercif-Melilla.
En general, pasamos unos días inolvidables de turismo-aventura entre amigos y todo salió a pedir de boca ¡saludos y hasta el año que viene, chao!.
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ DESAFÍO TOUBKAL CONSEGUIDO !!!!!!!!!!

;;
MARRUECOS AVENTURA.